Dorada a la sal

Una dorada a la sal es un plato que tiene una impresionante presencia en la mesa y que es realmente fácil de preparar. Un plato sano, rico y cocinado en un tiempo récord.

La dorada también es conocida en España como orada, urreburu o txelba La carne de la dorada pescada en el mar (la salvaje) es muy delicada y fina, y además casi no tiene espinas. En cocina, es un plato que gusta tanto a adultos como a niños.

Trucos para preparar la dorada a la sal

  • Compra un pescado salvaje fresco del día.
  • Pide en tu pescadería que te lo preparen para la sal: limpio (sin tripas) pero con escamas. Las escamas van a dejar que la sal penetre en su justa medida en el interior del pescado.
  • Por la misma razón, no deben abrirla por la mitad. Pídela “entera”.
  • Es preferible quedarse corto en el tiempo de cocción que pasarse. Si te pasas, quedará seca. Si no, siempre podrás volver a meterla en el horno unos minutos más.
  • La sal no es sal gorda común. La puedes encontrar en grandes superficies como “sal para cocinar”.
  • La dorada a la sal, al estar humedecida con el “aliño” que le añadimos a la sal, creará vapor dentro del horno, dejando la carne aún más jugosa. Puedes preparar el aliño con agua o con limón. Nosotros preferimos con limón.
  • Los tiempos aproximados son: para una dorada de 1 kg, 20 minutos; para 1,5 kg, 28 minutos; para 2 kg, 35 minutos; para 2,5 kg, 40 minutos y para 3 kg, 45 minutos.

Esta misma receta te vale para hacer una lubina a la sal.

Autor: Delmaralplato

Ingredientes

6 PAX

  • 1 dorada salvaje de 2 kg con escamas y limpia (eviscerada)
  • 2 kg de sal gorda para cocinar
  • 1 clara de huevo
  • El zumo de 1 limón o 50 ml de agua

Elaboración

1

Bate bien la clara de huevo y añádele el zumo de limón y la sal.

2

En un recipiente grande, mezcla este “aliño” con la sal hasta obtener una pasta homogénea. Así la podrás extender mejor y se quedará bien pegada al pescado.

3

En una bandeja de horno, coloca papel vegetal y extiende encima una capa de aproximadamente medio cm de sal y de tamaño un poco más ancho que el de la dorada.

4

Lava ligeramente la dorada y disponla de medio lado, dejando un trozo pequeño de cola fuera para que luego puedas comprobar el punto de cocción.

5

Precalienta el horno a 200º C.

6

Poco a poco, cubre la dorada con el resto de la sal de forma que no quede ningún hueco libre. Aprieta suavemente cada puñado que añadas para que la sal vaya formando un caparazón.

7

Marca el perfil del pescado con la punta de un cuchillo para poder retirar más tarde la costra con facilidad.

8

Hornea 35 minutos a 200º centígrados, por la parte de arriba y de abajo.

9

Cuando veas que se ha formado una costra de sal, ya estará cocida. Puedes verificar el punto de cocción tirando de la cola. Si sale o se desprende, ya está en su punto. Si no sale, es que le falta un poco.

10

Sácala del horno y espera un momento a que se temple.

11

Siguiendo la marca que has hecho en el perfil del pescado, levanta la parte de arriba de la costra con cuidado para que no entre excesivamente en contacto con la carne del pescado.

12

Saca la piel de la dorada y las espinas, dejando sólo los lomos.

13

Aliña con un poco de aceite de oliva virgen y perejil.

14

Riega con un vino blanco gallego.

15

Y disfruta…

.

Categorías: Recetas

1 comentario

Lubina a la sal [ receta de pescado fresco ] Delmaralplato · 14/05/2019 a las 13:25

[…] Esta misma receta te vale para hacer una dorada a la sal. […]

Deja un comentario