Mucha gente nos pregunta si es mejor comprar marisco vivo o congelado para las fiestas navideñas. Estas son las opciones:

Comprarlo vivo

Congelarlo uno mismo

Comprarlo cocido y congelado

Comprarlo ultracongelado

Vivo

La mejor opción. El marisco cocido en el momento es lo mejor que hay, tanto por la textura de la carne como por su sabor. Pero como todo lo bueno, tiene su precio. En Navidades los precios suben y la oferta escasea. Pagarás más por él y correrás el riesgo de no encontrar lo que quieres. Además, hay algo que no podrás controlar: ¿Y si Neptuno no está de humor esos días? Pues que te quedas sin percebes…

Congelarlo uno mismo

Es lo que aconsejamos en Delmaralplato. Es cierto que no es lo mismo cocinar un marisco que tenemos en el congelador que uno fresco. Pero en Navidad, dadas las circunstancias, es perfectamente válido. Y la diferencia entre un marisco fresco y uno congelado, si se siguen unas sencillas pautas para la congelación del marisco fresco, no es tan acusada.

Comprarlo cocido y congelado

En algunos sitios es común encontrar marisco cocido y congelado a buen precio. Lo desaconsejamos porque suelen ser piezas que se les mueren, y para no tirarlas, las cuecen y congelan. Otras veces son piezas compradas cuando el precio es favorable, y que llevan mucho tiempo congeladas.

Ultracongelado

Es el caso de los langostinos, las gambas y los camarones ultracongelados a bordo. No es marisco de la ría, pero no desmerecen en sabor y son una buena opción de compra.

Hay algunos mariscos que congelan mejor que otros: la centolla, el bogavante, los camarones, la cigala y la nécora. Los bivalvos no congelan tan bien, pero es habitual hacerlo. Y los que congelan mal son las ostras, los percebes, los erizos y las navajas.

 

Ir a la marisquería online

 


Deja un comentario