Mejillones, ostras, navajas y almejas, entre otros, son una gama de moluscos bivalvos que solemos consumir con frecuencia. Tanto las empresas depuradoras como la propia Administración juegan un papel muy importante en controlar todos los parámetros para que el marisco llegue en perfecto estado al consumidor y evitar un problema grave de salud.

Cómo limpiar el marisco de concha: lo que debes y no debes hacer

Las toxinas y las bacterias patógenas sólo se pueden eliminar depurándolas. Esto consiste en hacer pasar agua limpia a través del aparato digestivo de los moluscos. Hoy por hoy, las depuradoras cuentan con laboratorios propios y personal especializado en la lucha contra estos microorganismos.

Lo que debes hacer con las almejas:

– comprar las almejas a profesionales del sector;
– fijarte que estén indicadas la denominación de las almejas, la categoría de su frescura y su procedencia;
– si no las vas a cocinar inmediatamente, meter las almejas en la nevera sin abrir la malla que las contiene. Si quieres, puedes envolverlas firmemente con un paño humedecido con agua. Guárdalas en la parte menos fría de la nevera;
– antes de cocinarlas, poner las almejas en un colador bajo el grifo y dejar correr el agua (sin sal, ni vinagre ni nada de lo que se escucha por ahí). Las almejas ya vienen limpias de la depuradora, dónde han pasado horas “lavándose” y respirando a gogó de un agua en continuo movimiento;
– mientras las lavas y les quitas las babas que puedan haber expulsado, aprovecha para desechar las almejas abiertas que no se cierren al presionarlas. Están muertas.

Lo que NO debes hacer con las almejas:

– ponerlas a remojo en agua. El agua estancada las priva de oxígeno. Con mucha suerte sobrevivirán todas, con un poco de suerte una parte morirá por asfixia;
– abrir la malla y conservarlas en un tupper;
– cocinar las almejas que estén rotas o abiertas y que no se cierren al presionarlas. Son almejas en mal estado que podrían echar a perder tu plato. Una pena;
– no congelar las almejas. Si se congelan, la carne merma. Si las quieres congelar, mejor que sea una vez cocinadas.

Las almejas tienen un sistema de depuración propio.

Si las pones en agua estancada, las asfixias y se mueren.

 

Si quieres que te enviemos alguno de nuestros moluscos, haz clic aquí para => comprar almejas en Delmaralplato 

 

Categorías: Consejos para cocinillas

Deja un comentario