6 consejos para escoger pescado y marisco en conserva

Las conservas en lata son un producto fresco. Los pescados o moluscos han sido cocinados, esterilizados, colocados en envases esterilizados, y cerrados herméticamente. Entre los beneficios de añadir estos alimentos a nuestra dieta destacan la ausencia de conservantes, la seguridad microbiológica, pero, sobre todo, la conservación de las propiedades nutritivas y la larga duración de la conservas -sin necesidad de refrigeración-. Proteínas y ácidos grasos (Omega 3), vitaminas y otros minerales se mantienen casi intactos. Además, si añadimos las propiedades nutricionales del líquido de cobertura, obtenemos un alimento muy sano.

Pero ¿sabemos elegir y conservar las conservas en lata? (Además de comprarlas en la despensa de Delmaralplato). Nosotros seguimos los consejos del doctor Aranceta en relación al consumo de conservas de pescado:

  • Procura elegir conservas de buena calidad y, una vez abierta la lata, guarda el contenido sobrante en la nevera en un envase de cristal;
  • Almacena las latas de conservas en un lugar fresco, seco y resguardado del calor y de la luz. Sigue el método FIFO (first in, first out): las conservas más antiguas son las que debes consumir primero;
  • Evita comprar latas o envases que tengan rasguños, golpes o abolladuras;
  • Lava las latas previamente a su consumo si vas a comer directamente de ellas y los envases no estaban protegidos con estuches de cartón;
  • Ten en cuenta que la vida útil de las conservas es de 6 años para los productos en aceite y 4 años para los productos al natural;
  • Desecha las latas de conserva si aparecen señales de oxidación en los bordes, la lata está abombada, aparece espuma dentro de la lata, o el líquido interior tuviese mal aspecto/aroma.

¡Te deseamos una muy buena degustación!

.