¿Aún no sabes comer percebes gallegos? ¿Sigues salpicando al compañero con ese “gracioso” chorrito cada vez que intentas llevarte esta delicatesen a la boca?
¿Cómo hacer para comer los percebes como los demás? Es muy sencillo: usa las manos. Basta con que los pellizques por debajo de la uña del percebe y apuntando al plato, para que, si salpican, que sea ahí y no en la cara de tu amigo.
Importante: no te comas la cáscara, solamente el cuerpo del percebe. Respecto a lo que sería la yema (la parte entre la piel y la uña del percebe) hay gente que la come y gente que no, eso ya va al gusto de cada uno.
Esperamos que estos consejos te hayan sido útiles. Por si acaso, no los intentes poner en práctica en un restaurante. Prueba primero en casa 🙂


Deja un comentario