Carrito

Para abrir las ostras necesitarás un guante anti corte y un cuchillo abre ostras, aunque uno de hoja corta y fuerte, que se deslice bien, sirve igualmente.

Abrir ostras es simple, partiendo del refrán de que más vale maña que fuerza:

  • Antes de nada, tenemos que cerciorarnos de que todas las ostras están perfectamente cerradas, señal de que –a priori–  están frescas.
  • Ponemos una ostra sobre la mesa, con la valva cóncava hacia abajo. La sujetamos firmemente con un paño.
  • Introducimos con cuidado la punta del cuchillo en la bisagra –entre las dos conchas por el lado más estrecho– hasta localizar el músculo. Vamos deslizándolo con giros muy cortos, despegando la carne de la concha superior. Importante que sujetes con mano firme la ostra y que los movimientos de torsión sean pequeños, para no romper las valvas.
  • Cuando las conchas se separen, abrimos la ostra con cuidado y desechamos la valva de arriba. Limpiamos los restos de nácar que hayan podido caer.  Es un buen momento para olerla y cerciorarse de que está en perfectas condiciones.
  • Podemos separar cuidadosamente la carne de la concha inferior, para que nuestros invitados no tengan que hacerlo. Coloca de nuevo la carne en la concha inferior antes de servirla.

Puedes ver en este enlace un vídeo ilustrativo sobre cómo abrir ostras.


Deja una respuesta